Blog Todema

En el blog Todema nos dedicaremos a publicar artículos y noticias sobre fisioterapia, osteopatía, reiki, sanergia y todos los tipos de terapias que ofertamos en público, así ademas de estar informados sobre nuestros servicios, podréis consultar todo tipo de información sobre terapias etc

Hernia discal: ¿causa o consecuencia?

Hernia discal: ¿causa o consecuencia?

 

Hoy quisiera hablarte de una lesión bastante frecuente entre la población general y es la hernia discal.

Dentro de las hernias discales, las más frecuentes son las que aparecen en la zona lumbar y después las de la zona cervical.

A nivel dorsal es más difícil que se forme una hernia discal por la existencia de las articulaciones costovertebrales (costillas).

En estos casi 17 años que llevo ejerciendo mi profesión de fisioterapeuta he visto a muchas personas con problemas crónicos de dolor lumbar y/o cervical.

Muchos de ellos no sabían el por qué de estas lesiones y cuando eran sometidos a pruebas diagnósticas tipo resonancia magnética o TAC le solían salir normales o quizás algún pinzamiento del espacio intervertebral, protrusión discal y en pocas ocasiones una hernia discal.

¡Ta chan!

Ahora, como te aparezaca en dichas pruebas una hernia discal ya te van a decir que es la culpable de ese dolor lumbar o cervical y si tienes irradiación tipo ciática o neuralgia cervicobraquial con más razón aún.

Así que con este razonamiento y visión se va a establecer un tratamiento conservador o quirúrgico enfocado única y exclusivamente en la hernia discal ya que la habíamos considerado la causa de todo tu problema.

Desde hace unos años me empecé a plantear la siguiente pregunta:

¿Y si empezaramos a ver la hernia discal como la consecuencia y no como la causa?

Realmente así lo veo yo hoy en día.

Este enfoque me ha cambiado todo.

Seguramente este ejemplo que te voy a poner te suena.

Imaginate una persona, más o menos de mediana edad, con un ritmo de trabajo fuerte, por ejemplo, trabajo de oficina donde pasa muchas horas sentado o bien trabajo en una tienda donde pasa muchas horas de pie o por qué no, en carga y descarga de pesos en su trabajo. Bien, esta persona por su ritmo de vida pues se alimenta un poco regular, esto es, no desayuna mucho, luego abusa de fritos, come poca fruta, abusa del trigo y toma también muchos lácteos.

Ah también, bebe poca agua.

Para ayudar a este ejemplo, vamos a poner que duerme boca abajo o mientras duerme pues “aprieta” la mandíbula, o simplemente duerme pocas horas.

Para sumar aún más, en un momento de su vida ha sufrido algún impacto emocional familiar, por ejemplo, una enfermedad grave de su padre o abuelo, la muerte o pérdida de alguien cercano de su familia, miedo por que le pueda pasar algo malo a sus hijos o padres, algún conflicto familiar importante,… etc.

Bueno con esto creo que tenemos bastante, no vamos a añadir más cosas.

Bien, esta persona pues tiene molestias crónicas en su zona lumbar aunque bueno le permite seguir su ritmo normal de vida y trabajo.

Quizás en algunas épocas le da un ataque de “lumbago” dónde con medicamentos pues se le alivia e incluso algún masaje de descarga y “corrientes” analgésicas.

Llega un día que se agacha a coger un lápiz del suelo y ¡zas! se queda hecho un “bloque”.

Va a urgencias le pinchan para el dolor, está en reposo unos días y se tiene que coger la baja.

tablets-1796506_1920

El dolor agudo y fuerte va poco a poco mitigándose.

Le comentan que yendo al “fisio” pues podría mejorar más rápidamente y recuperarse antes pero su médico le dice que ¡no le toque nadie!.

Lo ve un especialista y le manda una resonancia en la que se ve una hernia discal L5-S1.

“Usted tiene una hernia y por eso tiene este problema, tiene que operarse porque esto no se quita, se puede mejorar pero la única solución es operarse”

Pasan unas semanas y empieza ya a moverse mejor y, bueno, alguien le habla de ir a un centro que hacen unas cosas “raras” con los brazos aunque va muy bien.

Él o ella , un poco desconfiado, decide probar porque ahora el hecho de pensar en operarse pues le da miedo y también le corta su ritmo de vida y no puede permitirse el lujo de darse de baja en el trabajo tanto tiempo, además que tampoco le aseguran que vaya a quedar al 100% bien.

Va a este centro donde le pasan un cuestionario de antecedentes de patologías o enfermedades que haya tenido y él, sorprendido,piensa: ¿para qué me preguntarán todo esto si no yo vengo por las lumbares?.

Lo pasan a una habitación y ahí el profesional que le atiende pues empieza a preguntarle por su problema, por el dolor, cómo es ese dolor, también le pregunta cómo duerme, postura al dormir, cómo hace las digestiones, si va o no al servicio regularmente, si tiene problema de regla, cómo se encuentra emocionalmente, en qué trabaja, qué postura suele adoptar más habitualmente en el trabajo, qué medicación toma, si tiene hijos, cómo fue el embarazo y el parto,…

“Menudo interrogatorio”, piensa él o ella.

El profesional le explica que lo va a valorar y que ahora le va a hacer unos test musculares con los brazos para ver qué bloqueos tiene y a qué nivel.

Él o ella, un poco extrañado, se tumba boca arriba y el fisioterapeuta que lo atiende en este centro empieza su trabajo.

Después de esta valoración pues el fisioterapeuta le comenta que su lesión puede tener varias causas.

“Cómo varias causas si esto me duele porque tengo una hernia“, piensa él o ella.

“Estas causas pues han favorecido que poco a poco se haya ido dañando el disco y se haya formando esta hernia que ahora le han diagnosticado con la resonancia magnética”, le explica el fisioterapeuta.

“Sería necesario que corrigiese la postura al dormir y no duerma boca abajo, además su alimentación no es la idónea porque necesita beber más agua y comer más alimentos alcalinizantes así como reducir el consumo de lácteos e incluso trigo, no obstante le recomendaría que lo viese un Nutricionista y así empezara a trabajar su recuperación mediante la alimentación. Además arrastra un fuerte bloqueo de su chakra 2 que es el que rige la energía de toda la zona pélvica y seguramente sea porque arrastre alguna preocupación, miedo o conflicto realacionado con su entorno familiar cercano, padres, hermanos y/o hijos fundamentalmente que le está bloqueando esa zona a nivel energético. Ya por último el estrés emocional que arrastra pues también sería una causa importante de este problema”.

El o ella, un poco o muy aturdido, no sabe cómo encajar esto.

No obstante sale de la sesión después de las técnicas de Osteopatía y Fisioterapia, Masaje, Reiki para el chakra 2 y Flores de Bach para el estrés emocional, mucho más relajado, sin embargo, en su cabeza sigue el pensamiento de que a él le duele porque tiene una hernia discal.

Bien, esto es un ejemplo real de nuestro día a día.

Ya cada vez más nuestros clientes se conciencian de que el síntoma, dolor o enfermedad que presentan es la consecuencia de una serie de bloqueos que arrastran a nivel físico, alimenticio, emocional y/o energético, y que sólo trabajando estos aspectos y haciendo verdaderos cambios a estos niveles pues se conseguirán una verdadera recuperación.

Nota: con este artículo no quiero dar a entender que el tratamiento médico sintomático no sea necesario, todo lo contrario. También en muchas ocasiones el tratamiento quirúrgico es necesario, sin embargo, el fin es que no te quedes ahí sino que vayas más allá para corregir y tratar las causas que te han llevado a esta consecuencia.

Otros artículos relacionados

 

 

 

 

Comentarios (1)

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, por la vorágine de vida que llevamos, no nos damos cuenta del ritmo que tenemos, el cuerpo nos avisa y entonces ya es demasiado tarde , gracias por tu artículo, es muy clarificador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *